Coronavirus: Para protegernos hay que cambiar nuestro estilo de vida

 Coronavirus: Para protegernos hay que cambiar nuestro estilo de vida

Las autoridades sanitarias alertan acerca del correcto lavado de manos, el uso de mascarillas y mantener las distancias para evitar el contagio por coronavirus. Sin embargo, en esta etapa de “nueva normalidad” se hace indispensable fortalecer el sistema inmunológico, para estar más “fuertes” y luchar contra este mortal virus.

Según la nutricionista Ericka Mora, hay factores de riesgo, frente al COVID 19: modificables y no modificables.

“Los no modificables son, por ejemplo, las personas mayores de 60 años y los modificables son aquellos que tienen que ver con el estilo de vida. Cuando nuestro estilo de vida no es el correcto el cuerpo se inflama y eso afecta nuestro sistema inmunológico”, señaló.

En su entrevista concedida a Radio Conecta2 la especialista explicó que cuando hay exceso de grasa en el cuerpo, esta se guarda en depósitos, tanto en la piel como en los órganos viscerales, y estos se inflaman, afectan nuestras células y debilita el sistema inmunológico.

“Más aún si tenemos enfermedades preestablecidas como sobrepeso, males cardiovasculares, diabetes e incluso estrés. Con estas y otras enfermedades se debilita nuestro organismo y nos exponemos al virus”, continuó.

Otro estilo de vida

La nutricionista insistió en que esta etapa de “nueva normalidad” debe ir acompañada de un nuevo estilo de vida en nuestras familias, si queremos luchar contra el coronavirus y evitar que nos afecte con facilidad. “Ello sin descuidar la distancia social, el uso de mascarillas y el lavado de manos”, recordó.

Primero dijo, la alimentación es fundamental. Debe evitarse en lo posible los alimentos procesados e incluir más verduras y frutas; proteínas como pescados, menos carnes rojas. “Debemos comer guarniciones como arroz, lentejas, frejoles, pero no olvidemos que nuestros platos principales deben incluir vegetales, crudos o cocidos”, anotó.

También es importante hidratarse, tomar agua en promedio ocho vasos diarios, porque los deshidratados debilitan su sistema inmunológico y tienen mayor riesgo.

El ejercicio hace que los anticuerpos y los glóbulos blancos del cuerpo circulen con mayor rapidez, lo que significa que pueden detectar y concentrarse en los virus más rápidamente. Hay que mantenerse activo, dijo la nutricionista, porque de esta manera también disminuye las hormonas del estrés, lo que reduce las posibilidades de enfermarte.

Y finalmente, recomendó dormir lo suficiente, más de seis horas diarias. Cuando estás privado de sueño, añadió, el cuerpo produce hormonas de estrés como el cortisol para mantenerte despierto y alerta, lo que puede suprimir tu sistema inmunológico.

 

Relacionados